A hombros un gran Ponce en Ciudad Real

Balance: oreja y oreja

Ganadería: Torrealta

18/08/2014 Ciudad Real

Enrique Ponce sigue paseando su magisterio por este tramo de la temporada, donde va encadenando triunfos y -lo que es más importante- faenas que quedan en la memoria del aficionado. Hoy ha tocado en Ciudad Real, donde ha cortado una oreja de cada uno de sus toros y ha salido a hombros, pero donde podía haber aumentado ese triunfo de haber sido más eficaz con los aceros. Con todo, Ponce volvió a dejar su marca de calidad y a convencer a los más exigentes.

El primero de su lote no tuvo duración. El de Torrealta no fue un toro malo, pero se rajó pronto. Tuvo este toro tendencia a embestir con la cara alta por el lado izquierdo, pero por el derecho se dejó y Ponce lo toreó con la calidad que preside toda su tauromaquia. Estuvo a gusto, toreó encajado e imprimiendo profundidad a cada uno de los muletazos. Pero el toro se rajó y se refugió en tablas, terreno en el que Ponce siguió plantándole cara y le sacó dos series buenas. Mató de pinchazo y estocada y cortó la primera oreja.

El segundo de su lote quiso poner a prueba a Ponce y este respondió como es costumbre en él: sobreponiéndose a todo y haciendo virtud desde el defecto. El torero estuvo enorme, llevando pulseado a su molesto enemigo y logrando que no enganchara nunca la muleta a pesar del feo cabeceo con el que embestía. Lo toreó bien por los dos pitones en una faena de importancia en la que logró sacar el fondo que tenía este ‘torrealta’. Mató de estocada pero el toro tardó en caer, lo que pudo limitar el premio a una sola oreja.

Fotos: Julio Maza