Dos orejas para una faena cumbre de Ponce en Gijón

17/08/2014 Gijón

Balance: ovación y dos orejas

Ganadería: Domingo Hernández

Enrique Ponce ha marcado la cumbre artística de la Feria de Gijón al cuajar una extraordinaria faena al segundo de su lote, toro al que ha cortado las dos orejas en medio de la conmoción general del público por haber presenciado una obra de gran talla artística.

Así describe Abc la histórica faena de Ponce al cuarto de la tarde:

«El cuarto, muy corretón, da varias vueltas, de salida, y flojea. Quita Enrique por airosos delantales. Lo sujeta por bajo, rodilla en tierra, y dibuja muletazos impecables. Los derechazos templadísimos, a cámara lenta, son un primor. Y los naturales, llevando al toro con mimo. Es muy difícil torear así… El final de faena, acompañando con la cintura, resulta extraordinario. Cinco poncinas perfectas ponen al público de pie. Suena un aviso, mientras sigue toreando, para sí mismo. Se escucha una voz: «¡Qué bien toreas, Ponce!» Y otra: «¡La conferencia de un catedrático!» Solo consigue media estocada: dos orejas. Si logra el volapié, nadie le hubiera negado el rabo.»

Mundotoro.com resume de esta forma la actuación del maestro:

«El cuarto salió abanto y corretón pero después de ahormarse en el peto embistió con calidad y ritmo y clase a la muleta de Ponce, y el de Chiva lo cuajó de modo soberbio. Porque hubo delicadeza, mimo y suavidad en cada muletazo. Porque verticalizó la figura sin forzarla, porque se abandonó y sus muletazos fluyeron adormecidos y despaciosos y porque dotó a la faena del áurea de sus tardes de gloria. La poncina de cierre terminó de desatar la apoteosis.»

Fotos: Julio Maza