Ponce se impone en Huesca y corta tres orejas

12/08/2018 Huesca

Balance: ovación, oreja y dos orejas

Ganadería: El Vellosino

Enrique Ponce ha vuelto a imponer su autoridad en el mano a mano que ha librado esta tarde en Huesca con El Juli. Tres orejas le proclaman triunfador del festejo, pero lo más importante, una vez más, es la dimensión ofrecida por el torero de Chiva. En maestro toda la tarde, ha sabido hacer posible lo imposible y fraguar un triunfo de peso sin tener la necesaria colaboración de sus toros.

Comenzó por cuajar a la verónica al primero de la tarde, un toro al que se llevó hasta los medios dándole lances. Con la muleta lo entendió a la perfección en una faena de mucho mérito porque todo lo hizo el torero. Lo mató de estocada, necesitando un descabello, lo que pudo apartarle del primer triunfo.

Sí consiguió tocar pelo Ponce en el segundo de su lote y tercero de la tarde. Fue un toraco de cerca de 600 kilos que no tuvo nada de especial en su embestida. Pero ahí estaba la mano sabia de Ponce para sacarle todo el partido a base de dejar la muleta en la cara e impedir que el animal pensara. De esta forma logró la ligazón en una faena que se ganó al público oscense. Los mejores momentos llegaron por el pitón derecho hasta que el toro buscó tablas. El maestro logró aquí su primera oreja.

El quinto pudo perder ímpetus al emplearse en el caballo. Se quedaba corto en la muleta pero el temple prodigioso del maestro consiguió obrar nuevamente el milagro de alargar las embestidas. De este modo Ponce lo toreó a placer en muchos momentos de la faena y alcanzó la cumbre y la máxima conexión con el tendido cuando hizo la poncina. De este modo consolidó su triunfo al cortar dos orejas a este último toro de su lote.

Fotos: Julio Maza